004 - El silencio

CROSSTALK Nro. 004: “El silencio”

Pareciera irónico, pero una de las cosas que más aprecia un ingeniero de sonido, al igual que el personaje de Sandra Bullock en la película “Gravity” en medio del espacio, es el silencio. Tal vez nunca escuchemos ese vacío sideral  totalmente. Es más, pocos sitios están por debajo de los 35 dbA de nivel de ruido, pero es suficiente para satisfacer nuestra búsqueda y paz emocional. Es sólo por momentos, tal vez fracciones, pero necesario. Indispensable para establecer nuestro rango dinámico, para percibir nuestro sentimiento después de un “Tutti”, o para terminar de relajarnos al terminar el “fade out” de una balada. Vital para escuchar la caída de una buena reverberación y entender un plano en particular, y sin duda, nuestro mejor aliado para escuchar los armónicos de un instrumento.

El silencio es música, incluso tiene su signo representado en el pentagrama, es parte esencial para dar cabida a otros sonidos, otros instrumentos; así como generar o interrumpir un patrón rítmico. Es importante para que el cantante respire, trague, las frases reposen, o el rapero se despliegue a sus anchas y lo llene de sílabas. Su presencia absoluta en una melodía nos hace contar, llevar un ritmo en anonimato, prepararnos para un mambo, un estribillo, un coro o la coda.

Hacer silencio en un estudio, en una sesión de grabación, es tal vez de las cosas más importante que deba aprender a hacer un ingeniero de sonido. Dejar que la comunicación fluya entre músicos y productores, permitir que la música hable y el ambiente se relaje. Saber interpretar cuando ellos callen, para dejarlos pensar o romper un momento de tensión con algún comentario positivo, alentador o humorístico. En una tarima puede ser agobiante e inquietante pero en el público, puede ser sinónimo de un intimo cómplice que escucha con atención.

Cuando estamos en un silencio supremo, como en un buen cuarto de control o estudio de grabación, cerca del NC 25 que pide Dolby® como requisito, a veces los oídos nos pitan, empezamos a escuchar nuestras entrañas e inevitablemente comenzamos a hablar para romper esa sensación. Hablan del récord en una sala Anecoica en donde el nivel de ruido es -9.4 dbA, no quisiera imaginarlo.

El silencio es…

Medición de NC en 360 Studio de Gustavo González en Caracas.