008 - Banner 800x160

CROSSTALK Nro. 008: “El pasticho”

Siempre me gusta hacer la analogía entre el audio y lo culinario, no sólo por ser cosas que uno da por sentado, sino porque puede ser una sabrosa manera de explicar cómo funciona nuestra profesión. Uno de mis platos favoritos es el pasticho y lo utilizaré para explicar algunos de los pasos del audio de una canción.

 

Cuando nosotros vamos a cocinar, escogemos los ingredientes, digamos los tomates, la cebolla, la carne, la albahaca, el orégano, el queso y la pasta, vendrían a ser como los instrumentos, la batería, el bajo, la guitarra, el piano, las misceláneas. Si estos instrumentos no están bien grabados, están distorsionados por ejemplo, es como que los tomates o la carne estén pasados, podridos. Si en cambio usamos unos ingredientes frescos, evidentemente quedará mejor. La sal la pudiéramos comparar con la reverberación, hay platos en los que hace falta más sal que en otros, y no necesariamente se le pone a todo. Yo no le pongo a los tomates pero sí a la carne y a la pasta cuando la cocino, igual pasa con la reverb, no le pongo al bajo, pero sí a las guitarras.

 

Cuando cocinamos la salsa boloñesa, es como cuando mezclamos la batería, un poco de orégano sería el hi hat; la carne, el bombo y el tomate, el redoblante. Si usamos una olla del tamaño justo, estamos trabajando a 16 bit, si la olla es bastante grande, de manera que cuando dejamos la salsa hirviendo las dos horas suavecito, no se salpique afuera, es como trabajar a 24 bits. Al preparar la salsa blanca, estamos preparando el bajo y la pasta pudiera ser la guitarra. Cuando juntamos todo esto y armamos el pasticho en el envase, estamos ya terminando la mezcla. Colocamos nuestras capas de pasta, boloñesa, crema blanca y otra vez pasta, hasta llegar al casi tope del envase donde pondremos de ultimo una capa de queso parmesano. Aquí, viene la parte en donde colocamos el pasticho en el horno, que para mi puede ser el mastering. Si el que está cuidando el horno saca el pasticho tarde va a quedar muy tostado y con un toque de ahumado, que puede dañar la sutileza de los tomates. Este ahumado pudiera compararse con la distorsión, hay gente que le gusta, hay gente que sólo necesita un poquito de tostado o que el gratinado sea solamente dorado, no quemado. Hay platos en los que el ahumado es indispensable pero al pasticho no le queda muy bien, a mi parecer.

 

Hay varias versiones, con jamón, con pasas, de berenjena o calabacín. Lo importante es hacerlo con cariño y dedicación, y que ningún sabor opaque a los otros, como en el audio.

 

Dedicado a mi primera promoción de estudiantes de la Academia Audioplace